miércoles, 4 de abril de 2012

Reflejos.

Reconocer no es igual que conocer. Del mismo modo que reanimar no es igual que animar, ni resentimientos son sentimientos. O recaer, caer. Son como una especie de reflejos turbios. Mundos paralelos.


El Tiempo

El juicio del tiempo es implacable. Para las personas el tiempo es olvido. Pero para el tiempo no existe el olvido. Él espera su momento. Deja pasar las manecillas del reloj, espera tranquilo fumando en su sillón de cuero, recuerda cada instante, por irrelevante que sea, y te hace pagar por tus crímenes. Puto tiempo. A veces perderlo es haberlo ganado, y viceversa.
Bueno, voy a hacer cosas....


martes, 3 de abril de 2012

Crecer, creer, querer, crecer, perder, poder.





Crecer es así, siempre... Duelen los huesos, las rodillas y los talones. Te ves fea, perdida, y sin ninguna certeza... Y después pegas el estirón. Escoger crecer es muy valiente, siempre. Creo que no existe ser humano sobre el planeta que se haya arrepentido de haber tomado la decisión, un buen día, de crecer. De superarse. De ser mejor persona. De romper con sus miserias. Aunque sí que se haya rendido...

miércoles, 29 de febrero de 2012

El simpático saludo de Tanito cuando llego a casa...

... y aún estoy dentro del coche (por eso de "Esperar a que termine una canción que te gusta antes de salir") :)

video

"Caminos..."


Hay 2 clases de caminos que podemos seguir. El camino de la luz o el camino de la oscuridad. La oscuridad es misteriosa, al principio atrae, te sumerge en su embrujo y poco a poco te atrapa en su pantano de arenas movedizas. La luz, en cambio, daña la vista, la luz deja en cueros todos y cada uno de nuestros defectos de cara a los demás, nos muestra vulnerables, casi ridículos a veces, y nos despoja de los muchos artificios que nos construimos con dedicación y empeño para darnos seguridad : las máscaras, caretas, maquillajes o escudos... En cambio, a pesar de todo esto, el camino de luz, poco a poco, con el tiempo, se vuelve fácil, sencillo, cómodamente agradable, y te ofrece una secilla alegría, una pequeñita felicidad constante digna de valorar. Poco a poco, el camino de la luz, te convierte en una persona de luz, y el camino de la oscuridad... El camino de la oscuridad te come, en su complejo entramado de recompensas momentáneas, vacías y estresantes.


Caminos...